miércoles, 14 de julio de 2010

De todas maneras

De todas maneras
recordé tus labios, tu piel blanca y suave
y de todas maneras
me seguí sintiendo mal por dentro
aunque jamás hubieras sido para mí.

De todas maneras,
aunque tú ya no quisieras saber nada de mí
soñé con tu regreso.
Y de todas maneras,
pretendí olvidar todo esto,
porque, al fin y al cabo, después de todo, y de todas maneras
nunca jamás has sido para mí.

1 comentario:

  1. Este poema si que me ha gustado.
    Muy bueno, de verdad :)

    ResponderEliminar