martes, 26 de abril de 2011

Yo llorando, tú, sin derramar ni una lágrima por mí.
Estaba equivocado, pero al final es verdad que tenías un corazón de madera.